PREMIO MAX 2019 AL MEJOR ESPECTÁCULO MUSICAL

El argumento es brillantemente sencillo: cinco cantantes se disponen a dar un concierto. Pese a que en ningún momento hablan, la obra avanza a base de onomatopeya, mímica, gestos y canto, bastan cinco segundos para que el espectador identifique a cada uno de los personajes. El veterano, la talentosa cabra loca que se equivoca en la coreografía, la soberbia, el alocado cantante que quiere romper los límites de la ópera y el disciplinado, estricto y perfeccionista divo del escenario.
Los cinco elementos, perfectamente sintetizados, van compareciendo ante el público para mostrar sus inquietudes y desvelar de forma sutil algunas claves de su personalidad. Pero la magia llega cuando los compañeros coinciden en la escena para montar algún número: coreografías accidentadas, choques buscados y una constate lucha de egos mantienen al espectador pegado a su respaldo, no solo por lo divertido de cada uno de los sketches, también (y principalmente) por las imponentes voces del elenco.

La obra plantea un retorno al origen de la comedia que va más allá del arquetípico personaje errante que desde el primer momento se equivoca de coreografía, de notas y de posición en el escenario, todo por la carcajada. El planteamiento está también ambientado en la estética circense y burlesque, con trajes de colores, pinturas en la cara y una atmósfera rococó que desnuda a la escena de cualquier eje temporal, dando paso a una serie de pequeños actos basados en el humor y, como no, en la música.
Verdi, Bizet, H ndel, Puccini, Mozart. Los grandes nombres de la ópera en un formato nunca antes experimentado. Toreador, Nessun dorma, Barcarolla. Las mejores piezas ejecutados con maestría por clowns. Cinco cantantes líricos ponen en jaque sus dotes llevando al público al éxtasis. “Las voces son en vivo”, es aclaración inicial en off necesaria para poder apreciar íntegramente el virtuosismo de los vocalistas.

CAMPO DE FÚTBOL DE VALLEHERMOSO | VIERNES 8 DE JULIO | A LAS 20:00 HORAS