El Festival hizo entrega del galardón el 26 de septiembre, en el Jardín Botánico del Descubrimiento de Vallehermoso

La decimosexta edición del Festival Atlántico Sonoro ha destacado el papel en el fomento de la cultura popular canaria de Domingo El Colorao, mediante la concesión de su Premio 2020. El director de esta iniciativa, Carlos Prieto, hizo entrega al músico de este galardón este 26 de septiembre, en el Jardín Botánico del Descubrimiento de Vallehermoso, en La Gomera. La organización ha aplicado un plan específico de contingencia por la covid19 que adaptó toda la producción a la normativa específica y retransmitió todos los actos en línea.

El Festival ha otorgado el galardón al músico y docente canario por su carrera artística con la que ha contribuido, y lo sigue haciendo, a fortalecer, ampliar y difundir aspectos culturales de Canarias. Domingo El Colorao ha llevado el sonido del timple a los ámbitos nacional e internacional y es el primer timplista en editar un Método en escritura solfeística para aprender a tocar este instrumento y que está siendo utilizado por diferentes Escuelas de Música de Canarias.

Precisamente Domingo El Colorao fue uno de los protagonistas de la programación de este 2020, en un concierto en el que participaron también Fabiola Socas y Juan Carlos El Palmero. La literatura y la música popular fueron las temáticas desarrolladas en esta decimosexta edición de Atlántico Sonoro, que ha contado con el patrocinio de Gobierno de Canarias, Cabildo Insular de La Gomera y Ayuntamiento de Vallehermoso.

La unión de sostenibilidad, fomento de la creatividad, tradiciones y elementos contemporáneos, disciplinas artísticas diferentes y diversidad, entre otros elementos, ha convertido a Atlántico Sonoro en uno de los festivales más singulares del territorio nacional. Esta iniciativa muestra, cada año, la riqueza del patrimonio cultural del Archipiélago, a través de creadores de múltiples disciplinas.

De Fuerteventura a París
Domingo Rodríguez Oramas, conocido como El Colorao, nació en 1964 en la Vega de Tetir, Fuerteventura, en una familia de músicos folclóricos. Aunque tocó el timple desde siempre, realizó estudios de guitarra clásica en París, con el maestro Blas Sánchez, y en Madrid, con Jorge Cardoso. En 1990 regresó a Canarias, donde comenzó a impartir cursos de folclore y guitarra.

Fue en 1992 cuando comenzó su andadura con el timple y, en la actualidad, compagina su labor de concertista con la de profesor de este instrumento en la Escuela Insular de Música del Cabildo Insular de Fuerteventura y en diferentes cursos en nuestro Archipiélago.