raquelUn paraíso donde confluyen todos los sentidos, donde la paz interior se hace presente, y en donde las sensaciones parecen recobrar su naturaleza. De esta manera podría describir la experiencia vivida en el Festival Atlántico Sonoro, que desde hace unos años, con tesón y esfuerzo, se viene celebrando en la isla de La Gomera.

La propuesta de las terapias relacionadas con el bienestar, y la envolvente ‘excusa’ sonora diseñada alrededor de los trazos más delicados, de lo que se hace llamar una ‘sinergia perfecta’, han dado como resultado una embriagadora propuesta que desprende una fragancia melódica. Un esplendoroso arco iris de estímulos y sensaciones sonoras, sugerentes y atractivas, cuyos destellos revolotean sinuosamente entre maleables y evocadoras armonías.

Sin duda alguna, cuando una llega al vergel de especies que conforma el Jardín Botánico del Descubrimiento, en el municipio de Vallehermoso, se adentra en un mar evocador en donde conviven especies vegetales de los cinco continentes, y se sorprende de la bella amalgama de armonías e influencias sobre la que se ha conformado este singular encuentro con la naturaleza.

raquel2Un escenario verde, silencioso y enigmático en donde la tranquilidad invita al visitante a encontrarse consigo mismo y a experimentar los placeres que desde tierras lejanas proponen un viaje por los cinco sentidos.

En sus rincones, donde las sombras y luces se han presentes en primera persona, los masajes estimulantes te permiten conseguir un equilibrio entre mente y cuerpo, hasta llegar a un estado de estimulación tal, que te acercan a puntos de bienestar que ayudan a aliviar tensiones y descargar malas energías.

Todo ello se consigue bajo un ambiente sonoro envolvente que permite crear una atmósfera propicia a la introspección en el municipio de La Gomera, en donde queda patente la tranquilidad de sus rincones más íntimos.

Por todos es sabido que la música tiene un efecto maravilloso sobre los estados de salud, y que escucharla es una de las mejores técnicas de relax que se pueden adoptar. Sin duda alguna, en el Festival Atlántico Sonoro lo podrás encontrar.

Cada una de las propuestas que ofrece este particular festival, organizado por la Viceconsejería de Cultura del Gobierno de Canarias, une directamente la filosofía de Oriente con Occidente.

En el Jardín de Orquídeas o en el de Berros, se simultanean, durante varios días, sesiones de masajes de shiatsu, aromaterapia, geoterapia o de piedras calientes… con actividades dedicas, por ejemplo al Yoga, Yug Du o al Pilates.

Un abanico de propuestas ejercidas por unos magníficos profesionales que, con su buenhacer, consiguen que el público asistente cada año, repita con la intención de descubrir nuevas sensaciones, que en Festival Atlántico Sonoro vienen aderezadas por los distintos conciertos que se celebran cada jornada, cuando el cielo de Vallehermoso se torna negro, en sus noches estivales.

En ellas, los apuntes sonoros de los grupos que desgranan sus acordes invitan a la tertulia, a la reunión con amigos y a la complicidad con la pareja en un intento de recobrar el tiempo perdido que la vorágine diaria roba al acontecer de la vida.

Por eso, sin duda alguna, la isla de La Gomera y, más concretamente el Festival Atlántico Sonoro, se convierte en una de las mejores sugerencias para los sentidos en los tiempos difíciles que corren.

RAQUEL ARTEAGA