festival_2007El Gobierno de Canarias, en colaboración con el Cabildo de La Gomera y del Ayuntamiento de Vallehermoso, celebró los pasados 20, 21 y 22 de julio la tercera edición del Festival Atlántico Sonoro. Este evento, que continúa manteniendo como escenario el singular Jardín Botánico del Descubrimiento, en Vallehermoso, ofreció de nuevo al público una combinación de música suave y actividades en la naturaleza vinculadas a terapias de salud, entre las que se incluyeron masajes, yoga, meditación, taichi o talleres de la cultura oriental, entre otros, constituyendo una cita única de estas características en el ámbito nacional.

En esta edición, que fue abierta al público, se ofreció una amplia variedad de actividades, muestras y exhibiciones, con la participación activa del público. La idea es que el visitante recorra y disfrute de los diferentes espacios y jardines del recinto, participando en actividades que favorezcan ese equilibrio tan buscado, de cuerpo y mente, acompañado en todo momento por los sonidos y músicas más relajantes y terapéuticas.

Este festival, que se une al calendario de acontecimientos musicales que se ofrecen durante el mes de julio en el Archipiélago ha sido ideado por la Viceconsejería de Cultura del Gobierno de Canarias para revitalizar pequeñas zonas históricas de las Islas, entre las que se encuentra el núcleo de Vallehermoso, en La Gomera.
Atlántico Sonoro es, asimismo, uno de los eventos incluidos en el calendario Días C de la Cultura correspondiente al mes de julio.

Si en anteriores ediciones, el festival ha querido servir de homenaje a figuras canarias tan relevantes como Pedro García Cabrera y Oscar Domínguez, en esta ocasión se centrará en la figura del realizador Juan Ramón Hernández, cuya trayectoria profesional ha sido reconocida recientemente con la concesión de la Medalla de Oro de Canarias.

El festival dio comienzo el viernes, día 20, a partir de las 21,00 horas, con un concierto de los grupos Eso no importa y Zen Trío, al término del cuales, en torno a las 23,00 horas. El sábado 21, las puertas del Jardín Botánico del Descubrimiento permanecieron abiertas desde las 11 de la mañana para ofrecer un amplio programa de actividades que concluyeron con los conciertos de música a cargo de los grupos Mtañatej el grupo local Bayfo´s Blues Band y Hena Hito Trío. La jornada concluyó con una proyección de cine japonés anime. Al día siguiente, domingo 22, las terapias naturales y los talleres centraron la jornada de! clausura, que se prolongó desde las 11,00 hasta las 17,00 horas.

A lo largo de todo el recinto el público pudo conocer y disfrutar de distintas técnicas de masaje como el shiatsu, reflexiología podal, pindas, piedras, kerala, reiki, qi gong (esferas chinas), magnified healing y balinés. Asimismo hubo actividades para practicar en grupo, entre ellas, de yoga, fit ball, rebirthing, do-in, meditación, taichi o arte-terapia, así como conciertos sonoterapéuticos, talleres de percusión corporal, diddgeridoo, biodanza o energía relacional.

El Jardín Botánico del Descubrimiento dispone de un invernadero, con un umbráculo que alberga orquídeas y diversas especies exóticas; varias terrazas cuya vegetación procede fundamentalmente de los continentes americano y europeo e incluye especies autóctonas canarias; y una edificación! de dos plantas dotada de cafetería y sala de exposiciones. Ubicado entre el casco urbano y el Parque Marítimo, en las inmediaciones del barranco de Vallehermoso este singular espacio se enclava en un entorno rural cuyas vistas están constituidas por tierras cultivadas y abancaladas, así como palmeras y sabinas diseminadas en un majestuoso valle presidido por el Roque Cano.